18.2 NUEVOS PRODUCTOS - ESPONJA DE CONTACTO

14/04/09

Esponja de Contacto 

Una vez aplicado un protector hidrorepelente sobre una superficie de piedra es oportuno preguntarse: ¿ha funcionado?, ¿ha alcanzado un nivel aceptable o se debe repetir el tratamiento? Podemos finalmente preguntarnos si un tratamiento efectuado en años anteriores ha perdido ya la eficacia, o bien, más allá de la valoración visual, imparte todavía una protección aceptable.
El método oficial actualmente en uso (Absorción de agua a baja presión, NorMal 44/93, llamado tubo Karsten o “método de la pipeta”), presenta algunas dificultades operativas (adherencia a las superficies, tratamiento de los datos,....), que requiere pedir la intervención de técnicos especializados. El CNR-ICVBC ha desarrollado una metodología, llamada “esponja de contacto”, es un método simple y rápido para valorar la eficacia de un tratamiento hidrorepelente, basado en la diferencia de peso de una esponja bañada, antes y después de ponerse en contacto con la superficie en examen. El agua transferida desde la esponja a la superficie (ver figura 1. Alone bañado dejado desde la esponja sobre un bloque de piedra después de la prueba. ) da el valor de la absorción de agua.  

La absorción puede ser influenciada, aunque en menor medida, por la presencia de humedad en el material de prueba, que a su vez depende de las condiciones termo-higrométricas del ambiente en el que se haya expuesto. Por este motivo, si queremos valorar la eficiencia de un tratamiento protector mediante pruebas “antes-después” se deberían efectuar las medidas en las mismas condiciones ambientales. Mejor todavía se debería dejar una porción de la superficie no tratada, y efectuar las medidas contemporáneamente a las del área tratada con hidrorepelente, desvinculándose de las variaciones ambientales (la comparación, en este caso. no vendría hecha del hecho “antes-después”, sino de “tratado-no tratado” en las mismas condiciones ambientales).  

Para efectuar la medida es necesaria una balanza con precisión de décimas de gramo en el caso de materiales poco absorbentes (ej. CL 201J) o, con precisión del centésima de gramo (ej. AV 412) o del milésima de gramo (ej. PA 413) en el caso de absorciones reducidas.
La fiabilidad de los resultados depende de la precisión de la balanza utilizada.  

C.T.S. ha insertado en su catálogo un kit que contiene: 3 muestras de contacto en policarbonato,  3 esponjas de contacto, 3 jeringuillas de plástico de 10cc., 3 agujas estranguladas diam. 0,9 mm,   3 saquitos de polietileno.


METODOLOGIA DE PRUEBA  

Si se dispone de una balanza en la obra el procedimiento es muy simple:

1.    Se impregna bien la esponja de contacto con agua desmineralizada hasta que se hinche completamente, se enjuaga cuidadosamente, se seca con papel absorbente hasta dejarla completamente húmeda, y después se pone en la pieza de policarbonato.
2.    Con la jeringuilla se añaden 6-7 ml de agua desmineralizada a la esponja. La cantidad de agua a añadir debe de ser tal que, después de una prueba preliminar, una vez puesta la esponja de contacto en la zona a examinar, el agua no gotee.
3.    Se cierra la pieza de policarbonato con su tapa, y se pesa. Se obtiene Pi (peso inicial).
4.    Se quita la tapa y se pone la pieza con la esponja de contacto en la superficie de piedra, en la zona que sea más plana, manteniéndola apretada hasta tocar el borde de la pieza con la superficie (máxima carga), por un tiempo establecido (de 1 a 5 minutos en función de las condiciones del material), como se muestra en la figura.
5.    Se vuelve a cerrar la pieza después con su tapa y se vuelve a pesar. Se obtiene Pf (peso final).    

(Ver figura 2 – Determinación de la capacidad de absorción de agua en la zona de examen aplicando la esponja de contacto a la máxima carga por un tiempo prefijado).        

Si en la obra no se dispone de una balanza
el procedimiento es ligeramente diferente, debiendo transferir al laboratorio las piezas dentro de los saquitos sellados (Figura de al lado).
 
Al término de las pesadas se efectúa un cálculo de la cantidad de agua absorbida (Wa), a través de la siguiente fórmula.  
                                                   Wa (g/cm2min) = (Pi - Pf)/23.76 x t

·      t es el tiempo de contacto, expresados en minutos,
·      Pi el peso inicial, Pf el peso final, en gramos,
·      23.76 cm2 la superficie de contacto de la esponja.  

Por cada medida es posible recoger solo un dato, pero se aconseja efectuar más medidas (al menos 3), y calcular después un valor medio. Este valor medio se calcula después en relación a la prueba, además de la cantidad de agua añadida a la esponjilla (ml), el tiempo de contacto (min),  los valores de temperatura  (°C) y humedad relativa (RH) y ambiental (donde es posible).


Bibliografía
P. Tiano, C. Pardini, 2004, Valutazione in situ dei trattamenti protettivi per il materiale lapideo, proposta di una nuova semplice metodologia, ARKOS 5, 30–36. De la cual se han tratado las imágenes descritas en este artículo.

A. Calia, M. Lettieri, G. Quarta, M. Laurenzi Tabasso, A.M. Mecchi, 2004, Documentation and assessment of the most important conservation treatments carried out on Lecce stone monuments in the last two decades, in “Proceedings of the 10th International Congress Deterioration and conservation of stone”, edited by D. Kwiatkowski, R. Löfvendahl, Stockholm, ICOMOS, 431–438.

M. Pamplona, M.J. Melo, L. Aires-Barros, 2008, Assessment of the long term behaviour of stone consolidants – a proposed methodology, in “Proceeding of the International Symposium Stone consolidation in cultural heritage. Research and practice”, edited by J. Delgado Rodrigues and J. Mimoso, Lisbon, LNEC, 349-357
-
-
-


Estimado cliente,
estamos trabajando para mejorar nuestra página web.

Actualmente está disponible el Catalogo General CTS 2014 en la versión Español-Portugués para descargar.
Próximamente estará disponible la documentación técnica y de seguridad de los productos.

En caso de necesitar fichas técnicas o de seguridad, puede solicitarla por e-mail a cts.espana@ctseurope.com