24.2 NUEVOS PRODUCTOS - GAMBLIN CONSERVATION COLORS

27/09/10

Conservación Gamblin Colores

La operación del retoque pictórico ha sido objeto de profundas discusiones,  principalmente dirigidas al ámbito de la ética, a la relación entre el efecto óptico obtenido y la obra original, a la metodología ejecutiva y las relativas corrientes de pensamiento (retoque mimético, rasgados, punteos, selección y abstracción,…..). No es de nuestra incumbencia intervenir en estas cuestiones, y recomendamos a los interesados los textos sagrados [1,2].
Para aquello que nos incumbe, o bien, los materiales usados en esta operación, encontramos, sin embargo un vacío, por lo menos por lo que se refiere a un análisis científico sobre los aglutinantes. El interés suscitado por los estudios sobre los barnices, que ha sucedido en este último decenio también en el ambiente italiano, no ha encontrado en el frente de las investigaciones sobre los colores para el retoque.
Quizás esto es debido a la difusión de los colores a barniz “Restauro Maimeri”, que han monopolizado los catálogos de todas las empresas distribuidoras de productos para la restauración, y que usan la gran mayoría de los restauradores italianos.
De hecho, podemos resumir el mercado actual en cuatro lineas:
   - Colores al barniz a base de resina ( goma almáciga de la isla de Chios ) “Restauro Maimeri” ( en su mayoría).
   - Colores al barniz a base de resina cetónica. - Preparaciones a base de resina mástique, a veces con adicción de bálsamo de Canada.
   - Preparaciones a base de Paraloid B-72 u otros aglutinantes/adhesivos sintéticos como el Berger Inpainting Medium (una ligera minoría).  

Un problema inherente a los retoques que usan la resina mástique como pegamento es el progresivo amarilleamiento, asociado también a un aumento de polaridad, a causa del natural proceso de oxidación, ya ampliamente evidenciado también por los barnices a base de resinas naturales.


En los países anglosajones, donde la investigación sobre los barnices sintéticos se ha desarrollado durante decenios, se han avanzado varias propuestas de tipologías de colores a barniz, que principalmente recalcan los materiales usados para los mismos barnices finales y de retoque. De hecho, una técnica muy usada (como se ha visto arriba, pero en menor medida, también en Italia, es aquella de dispersar pigmentos puros en soluciones de Paraloid B-72.

Si estos colores a base de resinas sintéticas han resuelto el problema del amarilleamiento, análogamente a lo que sucede con los barnices, permanece una cierta preocupación debida a su polaridad. De hecho, ya en partida estas resinas tienen una cierta polaridad, que conlleva para su aplicación el uso de disolventes con fd alrededor de 92; además tal polaridad aumenta con su envejecimiento, con el resultado que en el futuro para su eliminación podrán ser necesarios disolventes muy polares, con fd inferior a 60. Una solución que promete se ha delineado después de los estudios, llevados a cabo principalmente por Renè De La Rie (National Gallery of Art, Washington), que ha evidenciado la estabilidad de algunas resinas de bajo peso molecular, la más famosa es la ya conocida Regalrez 1094 [3].
Entre los diferentes materiales puestos a examen, ha mostrado también buenas propiedades una resina aldehídica, la Laropal A81, cuya ligera polaridad permite la mezcla con pigmentos en polvo.
Si hacemos referencia a la polaridad es importante recordar que Laropal A81 no se une perfectamente en hidrocarburos completamente apolares como el ciclohexano puro (como hace el Regalrez), y que por debajo de los 15°C se puede separar. Por esto se procede a añadir pequeñas cantidades (5%) de algún disolvente más polar para obtener una perfecta solubilidad también en frío.
Aplicada en un film sutil se ha expuesto al envejecimiento acelerado (3000 horas simulando la luz solar que pasa a través de un vidrio en una ventana, UV incluidos), y Laropal A81 conserva la capacidad de disolverse en una mezcla con el 90% de ciclohexano y solo el 10% de aromáticos [en correspondencia con la mezcla n°2 (fd 92), en la escala del test de Feller, que recordamos, va desde una polaridad mínima para solo el ciclohexano (fd 96), a una polaridad máxima para solo la acetona (fd 47)]. Para valorar en paralelo un producto ya usado tanto como aglutinante para pigmentos como para barniz, la resina cetónica Laropal K80 (hoy en día fuera de producción) después de un análogo envejecimiento resultaba eliminable solo con una mezcla mucho más polar (70% acetonas/30% tolueno, o sea entre las mezclas n°10 y n°11 del test de Feller, con fd 60 y 56 respectivamente).  

No resulta por tanto sorprendente que el natural seguimiento de estos estudios haya sido el desarrollo de una nueva generación de colores de retoque, por parte de la firma Gamblin, basados inicialmente sobre una resina aldehídica experimental y después justo sobre la resina Laropal A81.
Los resultados de esta experimentación se describen en el trabajo de Leonard, Whitten, de la Rie y Gamblin [4]. Iniciado en 1995, el estudio se centró sobre la solución de algunos puntos críticos:
  • - La determinación de la relación óptima resina/pigmento, del cual depende el poder cubriente;
  • - La puesta a punto de una óptima granulometria de los pigmentos;
  • - La mezcla de la resina y del pigmento en molinos apropiados, que lleva a una homogeneidad (de la que depende el resto), no se obtiene a través de la mezcla a mano;
  • - La selección de pigmentos sintéticos de alta estabilidad, que pudiesen sustituir los  “históricos” como el amarillo indiano o la alizarina carmesi que tienen una elevada fugacidad (por inciso, todos los pigmentos de Gamblin Conservation Colors tienen Lightfastness de Classe I, el máximo de la escala ASTM D-4302, que mide la estabilidad de los colorantes y de los pigmentos)

Estos colores de retoque han sido sometidas a numerosas pruebas efectuadas por más de 25 restauradores estadounidenses [4,5], y posteriormente han sufrido algunas modificaciones, como aquella de las mezclas del disolvente, la reformulación en los vasitos de vidrio que sustituyeron los tubos, y por último, el progresivo añadido de pigmentos, de las 20 tintas iniciales se han conseguido actualmente 44. Desde aquel momento, con el nombre Gamblin Conservation Colors, han tenido una rápida difusión en los Estados Unidos, después en Gran Bretaña y en Francia, tanto que desde finales de  2002, CTS Francia empezó a distribuir la gama en el negocio de París.  

CTS
ya había incluido en su línea la resina Laropal A81, pero su difusión siempre se ha limitado a pocos “artesanos” que habían apreciado la calidad, y que procedían a su disolución en disolventes y a la sucesiva mezcla manual con pigmentos en polvo.
Desde hoy todo el grupo CTS pone a disposición de sus clientes la gama completa de los “Gamblin Conservation Colors” contenidos en vasitos de vidrio de 15 ml. ¿Por qué el vidrio y no el clásico tubo? Considerada la baja polaridad de la resina aldehídica, los pigmentos tienden con el tiempo a separarse, y es por tanto necesario mezclar todo antes de proceder a la aplicación. Esto es naturalmente posible solo con vasitos, dotados de un tapón especial que bloquea la evaporación del disolvente. Este descubrimiento resuelve también el inconveniente, bien conocido por todos, del tubo que se ha cerrado mal, y el consiguiente secado del color en su interior.
¿Que disolvente utilizar para la aplicación? Esta respuesta es muy compleja, tanto porque las indicaciones dadas por Gamblin se refieren a disolventes comercializados solo en Estados Unidos, ya que la respuesta depende de la “mano” de cada restaurador. Como línea general se considera que se parte del color “fresco”, en su caja, pueden ser utilizados tanto disolventes hidrocarburos, como white spirit D40, esencia de petróleo, ligroína, como disolventes polares como alcohol isopropílico, acetonas, etíl lactado, mezclándolos para obtener diferentes niveles de volatilidad. Si se prefiere elegir una pastilla sobre la paleta es necesario añadir a los disolventes hidrocarburos un 25% de disolventes polares como aromáticos, acetonas o alcohol isopropílico.
¿Es posible hacer los colores más brillantes? Se aconseja utilizar una parte pequeña de Laropal A81, y añadirla poco a poco al color para que se consiga un mayor efecto brillante. 
¿Que barniz utilizar durante el retoque y como final? Todos los barnices de retoque en comercio pueden ser utilizables pulverizados, mientras que para la aplicación a pincel es necesario proceder muy delicadamente, considerando la mayor reversibilidad de Gamblin Conservation Colors también en disolventes a baja polaridad. Para el barnizado final se aconseja Regal Varnish Gloss o Mat, tanto a pincel como a rociado.  

Bibliografía
 
  1. Althofer H.; “La questione del ritocco pittorico”, Ed. Il Prato, Padova.
  2. Casazza O.; “Il restauro pittorico”, Ed Nardini, Firenze.
  3. de la Rie E.R.; Quillen Lomax S.; Palmer M.; Maines C.A. “An investigation of the photochemical stability of films of the urea-aldehyde resins Laropal A81 and Laropal A 101”; ICOM  Committee for Conservation (2002), Vol.II, 881-887.
  4.  Leonard M., Whitten J., Gamblin R., de la Rie E.R.; “Development of a new material for retouching”, Tradition and Innovation: Advances in Conservation. Contributions to the Melbourne Congress, 10-14 October 2000, IIC, London 2000, pp.111-113.
  5. Dunkerton J. “Retouching with Gamblin Conservation colors” in Mixing and Matching, Ed. Archetype, London.
-
-
-


Estimado cliente,
estamos trabajando para mejorar nuestra página web.

Actualmente está disponible el Catalogo General CTS 2014 en la versión Español-Portugués para descargar.
Próximamente estará disponible la documentación técnica y de seguridad de los productos.

En caso de necesitar fichas técnicas o de seguridad, puede solicitarla por e-mail a cts.espana@ctseurope.com