31.2 Más Información - Los malentendidos acerca de la saliva.

10/07/10

Los malentendidos acerca de la saliva  


Aún siendo un elemento siempre presente en todos los talleres de restauración de pinturas, sigue habiendo varios aspectos indefinidos acerca de la saliva artificial: el citrato de amonio ¿es una solución demasiado sencilla? ¿Es necesaria la mucina? ¿Quita el barniz? ¿Cómo afecta la capa pictórica? ¿Se puede utilizar en todos los tipos de pinturas? ¿Hay que aclararla? Intentemos contestar a estas dudas….  

El primer punto a esclarecer es que la Saliva Sintética CTS (SSC) es una mezcla de citrato de amonio y citrato de sodio, que se puede utilizar tal cual o potenciada, añadiendo mucina, un fuerte surfactante. Esta última se proporciona por separado, en forma de polvo liofilizado, ya que es biodegradable cuando se mezcla con agua. Por eso aconsejamos preparar la cantidad estrictamente necesaria y, si sobra un poco de producto mezclado, guardarlo en la nevera durante un máximo de dos semanas.
 

Segundo punto a subrayar: la solución de citrato de la SSC ejerce de por sí una acción limpiadora, así que la mucina no es siempre necesaria. Indudablemente, sin embargo, ayuda en el extendido sobre materiales más hidrofóbicos (óleos recientes), y también en la eliminación de material gracias a su capacidad emulsionante. Además no es necesario aclarar la superficie después de la limpieza con SSC; de hecho ésta se puede utilizar como último paso después de la aplicación de otros sistemas (enzimas, geles….).  

Tercer punto, a refutar: “es un sistema tan flojo que no interactúa con la capa pictórica, a malas no funciona”. Totalmente falso: como contiene un disolvente (el agua) y un quelante (el citrato), la saliva puede tener un fuerte efecto tanto en las pinturas sensibles al agua, como en todos los materiales que se disgregan por la acción de quelación, o bien una acción de complejación de un catión metálico. Por ejemplo, los jabones metálicos que se forman debido a una reacción entre los ácidos grasos de aceites envejecidos y determinados cationes (plomo, zinc, cobre, …) presentes como pigmentos, se pueden eliminar de las superficies. Por eso es necesario llevar a cabo unas pruebas y, sobre todo, valorar la concentración del quelante.

Este último punto requiere una aclaración acerca de la concentración de los citratos en la SSC: unos restauradores han observado que algunos productos de la competencia contienen cantidades mayores de citratos y, por eso, "limpian mejor”. Queremos profundizar este concepto, ya que nuestra elección se basa en un razonamiento específico, basado en datos científicos, y no en una elección económica (basta con echar un par de cuentas para entender que mejorar la calidad de los citratos del 0,2 al 1% no cambia en absoluto el coste del producto y que lo que incide mayormente es, eventualmente, la mucina….).
Ya que estos datos científicos sobre los riesgos de altas concentraciones de citratos existen, y son accesibles para todos, aunque en inglés, los vamos a analizar.    

La SSC nace como producto para la limpieza de superficies
, especialmente para la eliminación de la suciedad debida a polvos y partículas en general, que se pueden encontrar por encima de un barniz, y que se puede eliminar sin perjudicarlo. Sin embargo se puede utilizar también para la limpieza de superficies no barnizadas, por eso el contenido de citrato es inferior al 1%. Unas concentraciones por encima del 1% pueden llevar a la desagregación de algunos componentes de la película pictórica, como demuestra un estudio de Morrison et al. Los autores han comparado diferentes tipos de soluciones de limpieza, basadas en amoniaco y citrato de amonio, con varias concentraciones y varios pH.
Éstas se han aplicado rodando un pequeño tampón de algodón sobre la superficie de una pintura al óleo no barnizada, realizada alrededor del año 1940 y, por eso, ya envejecida. La superficie tenía unas partículas adheridas, presentes sobre todo en las estrías de las pinceladas, y una pátina, presente uniformemente en toda la superficie, identificada en jabones metálicos, es decir el producto de ácidos grasos migrados hacia la superficie y cationes metálicos.

Resumimos los resultados en la tabla a continuación.  
Solución                                 pH                                  Efecto
Saliva natural                            -              La mayor parte de la suciedad se elimina, la pátina se queda intacta
Amoniaco C.M. ~10-8             7.7            La mayor parte de la suciedad se elimina, sin embargo, aparecen unas grietas en la pátina orgánica

Amoniaco C.M. ~10-5
             
9.1            El efecto de limpieza es más rápido con un valor mayor de pH, aumentan las micro-grietas, aparecen unos         
Amoniaco C.M. ~10-3           10.2            pequeños agujeros en la pátina, los relieves de las pinceladas se vuelven más rugosos
Amoniaco C.M. ~10-1           11.1

Citrato de amonio al 1%        6.2            El efecto de limpieza es análogo al que se consigue con el amoniaco, los relieves de las pinceladas                                                                                        empiezan a ser más rugosos.                                                                                             
                                               7.4            La limpieza es más rápida y, visualmente es análoga a la que se consigue con el amoniaco, sin                                                                             
8.3            embargo, los relieves de las pinceladas.                                                                                                                                                                     9.4            empiezan a perder la pátina. 
                                             

Citrato de amonio al 2%        6.0           La limpieza es muy rápida, hay variaciones en las tonalidades debidas a la eliminación de la pátina ya                                                                    
7.2           con un pH 6.0. Visualmente se percibe una opacificación y un aclarado, muy evidente con un pH 9.5                                                                      8.3
                                              9.5
   
C.M. = concentración molar.   

Conclusión: 
Una solución de citrato de amonio al 1% se puede utilizar con toda seguridad para eliminar la suciedad de un barniz, pero sobre una capa pictórica puede causar alteraciones, incluso con un pH ligeramente alcalino (7.4). Hay que evitar siempre la concentración del 2%, con cualquier pH.
  Una última recomendación: para los que quieran organizar un poco sus ideas acerca de los sistemas de limpieza acuosos, es decir el uso no sólo de saliva y de quelantes, sino también de tensoactivos y de soluciones ácidas o básicas, es fundamental estudiar la publicación, que se lee con mucha facilidad, es de la colección Talenti de il Prato, siempre por Paolo Cremonesi, cuyo título es: "El ambiente acuoso para la limpieza de obras policromadas". Si no entendemos estos mecanismos, una vez abandonadas las butilaminas y las demás "bombas de disolventes", el riesgo es que sigamos en la ilusión de la delicadeza de los sistemas acuosos y, por tanto, que volvamos, dando marcha atrás, al punto inicial, es decir a las soluciones de lejías…..  

Bibliografía
Morrison R., Bagley-Young A., Burnstock A., van den Berg K.J., van Keulen H.; “An investigation of parameters for the use of citrate solutions for surface cleaning unvarnished paintings” Studies in Conservation 52 (2007). 
-
-
-


Estimado cliente,
estamos trabajando para mejorar nuestra página web.

Actualmente está disponible el Catalogo General CTS 2014 en la versión Español-Portugués para descargar.
Próximamente estará disponible la documentación técnica y de seguridad de los productos.

En caso de necesitar fichas técnicas o de seguridad, puede solicitarla por e-mail a cts.espana@ctseurope.com